Primeras acciones

Una de las complejidades que muchas veces afectan a las empresas es el no pago de facturas por parte de clientes. Esto ocasiona problemas de caja, incumplimiento con otros proveedores u otros.

Antes de recurrir a la judicialización del proceso, es conveniente tomar un curso de acción amistoso que permita obtener de forma rápida el pago por parte del cliente, dentro de estas acciones recomendamos:

  1. Llamar al cliente y proponer alguna estructura de pago que favorezca a ambos.
  2. Remitir carta certificada informando de un plazo final para la obtención de pagos.
  3. Dirigirse de forma personal a realizar el cobro en buenos términos.

En el caso que este tipo de acciones falle, puede procederse a la vía judicial para la obtención del pago. Además, de poder informar la deuda a registros como DICOM.

¿Cómo se estructura el proceso de cobro de facturas?

Las facturas no se inician con un juicio ejecutivo propiamente tal, debe prepararse dicho procedimiento mediante un procedimiento denominado “notificación judicial de cobro de factura”.

Una vez notificada a la parte deudora, podrá oponer excepciones a la misma. Si se realizan estas excepciones, se tramitarán y determinará el Tribunal la procedencia de la misma con los medios probatorios que apliquen al caso.

Si no se acogen las excepciones del deudor, se procede a la realización del procedimiento ejecutivo. En general los procedimientos ejecutivos se estructuran de la siguiente forma:

  1. Requerimiento de pago.
  2. Excepciones.
  3. Embargo.
  4. Eventuales tercerías.
  5. Remate de bienes.