Generalidades

Las sociedades prestan un conjunto de ventajas a las personas que buscan emprender en el país, una de ella es la separación de su patrimonio personal a la de la sociedad propiamente tal. En el ejercicio del giro, se busca financiamiento o créditos que en caso de fracasar podrían comprometer todo lo obtenido, por ejemplo: Una persona posee una casa, de no poseer una sociedad y funcionar como persona natural con giro comercial, compromete ese bien; en caso contrario, si la responsabilidad de la sociedad esta limitada, esa casa no quedaría comprometida.

Cada tipo societario posee características o requisitos para su formación diferentes. Lo mencionado, obliga a que toda persona que busque constituir una sociedad tenga en mente los siguientes puntos:

  1. Número de personas que constituirán la sociedad.
  2. Giro comercial por explotar.

De esta forma podemos determinar que figura de ajusta a los requerimientos. En nuestro país las figuras societarias de uso frecuente son: 1) Sociedad de Responsabilidad Limitada; 2) Sociedad por Acciones; y, 3) Sociedades Anónimas.

Emprendedores o empresarios individuales

Otra situación que puede darse en la práctica es una persona que desee formalizar su negocio de forma individual, sin socios. El tipo de organización que ha aumentado su presencia es la Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (EIRL).

Este tipo de figura también separa los patrimonios, la persona que la constituye debe ser siempre natural y, además, debe ser siempre comercial. Finalmente, en la actualidad pueden constituirse vía escritura pública o electrónicamente en el Registro de Empresas y Sociedades.