¿Lo han llamado para informarle de una deuda que posee? Este tipo de gestiones se realizan en el marco de las denominadas cobranzas. Asimismo, este tipo de gestiones puede realizarse tanto a nivel extrajudicial como judicial.  

¿Por qué existen las cobranzas?

Para la existencia de una cobranza, ya sea judicial o extrajudicial, debe existir una deuda con algún tipo de institución bancaria o comercial. Las diferentes instituciones buscan formar de obtener el pago sin necesidad de la existencia de un proceso judicial, por ello realizan envío de comunicaciones a fin de obtener una regulación de la deuda.  

Este tipo de procesos se enmarcan como paso previo a la judicialización para el cobro de la deuda. Una vez judicializado el proceso de cobro (cobranza judicial), la opción de obtener un acuerdo o mecanismos para el pago se vuelven complejas.

¿Cómo inicia la cobranza?  

Vencido el plazo para efectuar un pago, ya sea total o parcial, de la deuda. Incumplido el plazo para el pago, pueden iniciarse las gestiones de cobranza.

Sin embargo, muchas veces comienzan días después o inclusive un mes. Esto, por la no necesidad de gestionar este tipo de acciones ante incumplimientos que pueden deberse a situaciones puntales.

¿Cómo se estructura la cobranza?

Comúnmente las empresas cuentas con sistemas de envío automático de información sobre el vencimiento de la deuda (Ejemplo: Mensajes de texto, correo electrónico u otros). Este proceso se denomina o conoce como cobranza preventiva. Su razón de existencia es la notificación del vencimiento y la obtención sin otro tipo de contacto para efectuar la regularización de la deuda. Ejemplo: Su cuota venció el día 1 de marzo, ese mismo día se puede recordar el pago. Asimismo, recordarlo al tercer día del mismo hecho. No posee un objetivo diversos, si no, obtener el pago.

Si, el paso descrito no posee éxito se prosigue a la cobranza pre judicial. Seguramente, si ha estado en esta situación, un ejecutivo de una empresa externa a la entidad deudora lo contacta y le solicita establecer una fecha de pago o un aproximado. En la práctica, tiende a ofrecerse una eliminación de intereses para permitir el pago original sin los recargos derivados de la mora (incumplimiento). Este proceso concluye con el proceso de cobranza judicial.

Finalmente, si ambas fases o cobranzas no poseen éxito procede la realización de cobranza judicial. Este tipo de cobranza se inicia con la presentación de la demanda ejecutiva o gestión preparatoria de la vía ejecutiva, notificando al deudor del inicio de un proceso de pago forzoso. En este proceso, la empresa de cobranza o el departamento legal de la empresa entra como parte (debe considerarse el pago de costas y/o honorarios en caso de negociar antes de ser notificado).

¿En qué consiste la cobranza preventiva?

Las empresas a las que se les adeude pueden enviar mensajes de texto, carta de estados de cuenta, llamadas telefónicas o envío de correos electrónicos. Este proceso se caracteriza por ser un recordatorio del incumplimiento, buscando la regularización del pago.

Para la realización de este tipo de gestiones recomendamos la contratación de un sistema de envío automático o por el mismo personal de la empresa. ¿Por qué? Nadie presta servicios de forma gratuita (con excepción de los pro bono), externalizar el proceso tendrá costos innecesarios para su negocio o empresa.

¿Cuándo puedo iniciar un proceso de cobranza extrajudicial?

Recomendamos externalizar este servicio, porque debe ajustarse a la normativa legal vigente y tener estricto ajuste a los derechos e intimidad del deudor.

Al punto, por regla general se inicia al mes de incumplimiento del pago. ¿Es mucho tiempo? No, los títulos ejecutivos poseen un plazo de prescripción que permite dar ese tiempo, sin contar que posee costos y buscamos evitarlos.

¿No puedes externalizar el proceso? Ten cuidado, ten siempre presente que no puedes ocasionar daños o interrumpir la privacidad del deudor. En Arcos, Arévalo y Velásquez te damos los siguientes consejos o sugerencias para su realización:

  • Realiza los llamados de lunes a viernes, comenzando a las 08:00 y concluyendo intentos de comunicación a las 20:00 horas. Si bien podrías contactar a un deudor un sábado, recomendamos limitar el horario señalado (a pesar de poder realizarlo).
  • Jamás envíes escritos que simulen o aparenten ser judiciales. Muchas empresas lo realizan, mantén tu ética, eso no es correcto.
  • No puede informarse a terceros de la deuda. Por ejemplo, amigos, empleador o familiares.
  • Si bien se permite la visita al deudor, esta en caso alguno puede afectar el normal funcionamiento del hogar o trabajo.
  • Habilita un mecanismo efectivo para cerciorarte de los pagos. No llames si el pago ya fue efectuado y no has sido capaz de comprobarlo.
  • Mantén cordialidad en el proceso, buscas un pago no generar hostilidad con el deudor. ¿Por qué? Si bien el proceso ejecutivo es rápido, no será antes de 6 meses (promedio), el objetivo es que regularice de la forma más efectiva.
  • No acoses al deudor, no puedes llamarlo 10 veces al día por lo mismo. Si efectuado el contacto, se establece una fecha de regularización espera a lo menos 2 o 3 días al día fijado.

¿Cuándo debe proceder a la cobranza judicial?

Es un punto relativo, muchas empresas alargan estos procesos pre judicial a fin de evitar el proceso ejecutivo propiamente tal. ¿Por qué? Muchas veces las empresas de cobranza establecen honorarios para su realización, algunas empresas consideran que es excesivo (aproximadamente 10% de lo recuperado o adeudado).

Sin embargo, en la práctica algunas empresas manejan un tiempo de 3 meses de cobranza extrajudicial, antes de iniciar el proceso de cobro judicial de la deuda. ¿Por qué? Los incumplimientos pueden deberse a situaciones puntales, que pueden regularizarse por el deudor en dicho plazo.

¿Qué te recomendamos? Depende de tu situación, si no puedes esperar tanto debes apresurar cada tipo cobranza antes expuesta. No existe una regla que impida demandar directamente al deudor. Sin embargo, esto debe analizarse caso a caso por expertos en el área.

¿Cuándo puedo iniciar un proceso de cobranza judicial?

Desde el propio incumplimiento. Nada impide que se pase directamente al proceso judicial directamente, sin embargo, ello es poco común en la práctica.

Lo dicho anteriormente, constituyen pasos previos para evitar llegar a este tipo de procedimiento. ¿Cómo funciona en la práctica? Las empresas consideran un periodo de 90 a 120 días para su realización desde el vencimiento de la deuda.

¿Qué conlleva este proceso?

Iniciada la demanda ejecutiva o gestión preparatoria y, adicionalmente, no procediendo las causales de excepciones en éstos ya no sólo se adeuda lo inicialmente incumplido. ¿Cómo? Ya no se tratará de una cuota (si fuere el caso) si no del pago total. Y, adicionalmente, los intereses y costas del proceso.

¿Qué es esto? Debe pagarse el monto adeudado con la empresa o persona, los intereses (variables según el tipo de producto) y las costas u honorarios (costos en que incurrió la empresa para cobrar la deuda)-

¿Qué pasa si no pago una vez demandado?

Nuestra firma funciona con altos estándares de transparencia, por eso ponemos a tu disposición un conjunto de situaciones que pueden ocurrir:

  • Si te notificaron: Si fuiste requerido de pago y/o embargado el juicio ejecutivo seguirá su curso. Este incluye el remate de dichos bienes de ser procedente.
  • Aún no me notifican: Podrías enterarte por revisar tu oficina judicial virtual (OJV), por lo que debes ponerte en contacto rápidamente antes de ser requerido de pago. Algunas empresas ofrecen el pago fraccionado dentro de un periodo de 3 años desde la notificación, pero es relativo según el tipo de entidad. Jamás subas un escrito a la causa.

¿Cómo detener una cobranza judicial?

Pagar el monto adeudado según las condiciones existente al momento. Ciertas instituciones permiten que sea parcial y otros sólo permiten un pago completo.

¿Cómo deudor que puedo hacer en la cobranza judicial?

No sólo asesoramos empresas, buscamos ser de utilidad. En el caso de que seas el deudor te recomendamos lo siguiente:

  • Si te demandaron y puedes pagar, negocia un acuerdo que reduzca los montos de intereses y/o honorarios.
  • Si no puedes pagar, intenta conseguir un mecanismo que permita plazo fraccionado (muchas empresas lo permiten).
  • ¿Tienes muchas deudas? Evalúa el procedimiento de liquidación voluntaria de persona o empresa deudora. Te recomendamos que esto lo consultes con expertos en el área, no lo intentes con cualquiera. Deben efectuarte un análisis detallo de ventajas y desventajas.